Desventajas de contratar a un particular para la limpieza de tus instalaciones

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

particularHoy en día es muy frecuente que las personas, por falta de tiempo o por otras cuestiones, dejen las tareas de la limpieza de sus instalaciones a profesionales.  A la hora de hacerlo, una tendencia consolidada es la de contratar a personas particulares pero, ¿es la mejor opción? ¿Qué desventajas podría tener contratar a un particular para que se encargue de la limpieza de tus instalaciones?  A continuación profundizamos más en el tema.

Cuestión de recursos 

A la hora de dejar las tareas de limpieza de nuestras instalaciones en manos de terceros tenemos dos opciones: contratar a un particular o contratar a una empresa de limpieza profesional. En el primer caso, normalmente lo que se usan son los recursos de los que se disponen en casa, es decir, el particular no aporta material de limpieza sino que usa los existentes o aporta material de limpieza domestico. Las empresas de limpieza aportan materiales de uso profesional necesarios para ofrecer los mejores resultados en las tareas de higienización que se les ha encomendado.

Menos inversión de tiempo 

La realidad es que queremos un buen servicio de limpieza para nuestras instalaciones, nuestra comunidad o nuestras oficinas, y lo queremos rápido. Un particular puede tardar mucho tiempo porque normalmente se trata solo de una persona la que realiza la tarea. En el caso de la empresa de limpieza, pueden acudir varias personas para ofrecer el mismo resultado en mucho menos tiempo.

¿Y los papeles? 

Muchos particulares no están dados de alta en la Seguridad Social como autónomos por lo que nuestra obligación sería, en cualquier caso, darles de alta como trabajadores por cuenta ajena con el papeleo y el coste que eso conlleva. Al contratar una empresa de limpieza de oficinas, comunidades u hogar nos ahorramos estos trámites. Pagamos exclusivamente por el servicio que recibimos sin más complicaciones, además, con factura y bien detallado.

La experiencia sí que cuenta 

Cuando contratamos a una empresa obtenemos garantías. Podemos exigir facturas y contratos que reflejen los servicios que recibimos y en las horas que los recibimos por lo que reducimos las posibilidades de encontrarnos con incidentes desagradables como, por ejemplo, robos o sustracciones.

Siempre disponibles 

La disponibilidad de una sola persona dista mucho de la que puede tener una empresa con varios empleados por lo que cabe esperar que cuando les llamemos para cubrir otro servicio, estén disponibles e incluso puede que recibamos alguna bonificación por ser clientes habituales, algo que difícilmente pasaría si contratásemos a un particular para la limpieza de nuestro hogar, comunidad u oficina.

Frente a esta comparativa, resulta mucho más ventajoso contratar a una empresa de limpieza profesional que a un particular, especialmente si necesitamos un servicio de limpieza de gran envergadura.

Vota este articulo
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Otros artículos

Deja un comentario